Saltar al contenido
Divina Oración

Versículos bíblicos para parejas en crisis

promesas biblicas para un matrimonio en crisis

Probablemente imaginaste tu boda innumerables veces; imaginaste el matrimonio perfecto, la casa, los niños. Lo que probablemente no imaginaste fueron los tiempos difíciles que experimentarías como pareja. No se imaginaban a cada uno de ustedes cambiando, tanto en buenas como en malas maneras.

Tal vez las exigencias del trabajo y los niños tensaron tu relación, tal vez uno de ustedes tomó una decisión que devastó al otro, tal vez ambos lo hicieron. Lo que sea y, sin importar cómo sucedió, sientes que todo es una discusión. Emocionalmente, estás a millas de distancia de tu cónyuge, y no tienes idea de cómo solucionarlo. No te preocupes, pues la palabra de Dios puede ayudar a reenfocar a ambos en lo que es importante. Los siguientes son algunos versículos para matrimonio en crisis.

Promesas de Dios para restaurar matrimonios

La Palabra de Dios contiene tantos versículos para alentarnos mientras oramos para que nuestros matrimonios sean restaurados y fortalecidos. Medita en estos versículos para animarte mientras oras:

En lugar de eso, sean amables y tiernos los unos con los otros, y perdónense unos a otros, como Dios los ha perdonado por medio de Cristo. (Efesios 4:32)

Este versículo nos recuerda la importancia del perdón y la compasión en nuestras relaciones. Aprender a perdonar y mostrar misericordia hacia nuestro cónyuge puede ser un paso crucial para la sanación de nuestro matrimonio.

Sobre todo, ámense los unos a los otros sinceramente, porque el amor cubre muchos pecados. (Pedro 4:8)

Este versículo nos recuerda la importancia del amor incondicional en nuestro matrimonio. Amar a nuestro cónyuge incluso en medio de las dificultades puede marcar la diferencia en la resolución de nuestras crisis matrimoniales.

El matrimonio debe ser honrado por todos, y los esposos y las esposas deben ser fieles el uno al otro. Dios juzgará a los que son inmorales y a los que cometen adulterio. (Hebreos 13:4)

Entonces ya no son dos, sino uno. Ningún ser humano debe separar, entonces, lo que Dios ha unido. (Mateo 19:6)

Este versículo nos muestra el diseño original de Dios para el matrimonio y nos recuerda que, a pesar de las dificultades, nuestro matrimonio es sagrado y digno de ser luchado. Nos anima a buscar la reconciliación y la restauración en medio de la crisis.

Pero también se aplica a ti: cada esposo debe amar a su esposa como a sí mismo, y cada esposa debe respetar a su esposo. (Efesios 5:33)

¡Nada es imposible para Dios! (Lucas 1:37 )

Dos personas están mejor que una, porque pueden ayudarse mutuamente a tener éxito. (Eclesiastés 4:9)

En cambio, sean amables entre sí, de corazón tierno, perdonándose unos a otros, tal como Dios por medio de Cristo los ha perdonado. (Efesios 4:32)

Pero para aquellos que están casados, tengo un mandato que no proviene de mí, sino del Señor. Una esposa no debe dejar a su esposo. (Corintios 7:10)

Quién puede encontrar una esposa virtuosa y capaz? Ella es más preciosa que los rubíes. Su esposo puede confiar en ella, y ella enriquecerá enormemente su vida. Ella le trae bien, no daño, todos los días de su vida. (Proverbios 31:10)

Versículos para parejas en problemas

versiculos para superar una crisis matrimonial

Corintios 13:4-7: «El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta». Este pasaje es conocido como el capítulo del amor y nos muestra cómo debe ser el amor entre esposos. Si practicamos estas actitudes en nuestro matrimonio, podemos restaurar la confianza y fortalecer la relación.

Sobre todo, sigan amándose sinceramente, ya que el amor cubre una multitud de pecados. (Pedro 4: 8)

Esposas, someteos a vuestros maridos, como es apropiado en el Señor. Maridos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas (Colosenses 3: 18–19)

A los casados ​​les doy esta orden (no yo, sino el Señor): una esposa no debe separarse de su esposo. (Corintios 7:10)

Pero al principio de la creación, Dios los hizo hombres y mujeres. Por esta razón, un hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y los dos se convertirán en una sola carne. Entonces ya no son dos, sino una sola carne. Por lo tanto, lo que Dios ha unido, que nadie se separe. (Marcos 10: 6–9)

Del mismo modo, ustedes, maridos, habiten con [ellos] según el conocimiento, dando honor a la esposa, como a la vasija más débil, y como herederos juntos de la gracia de la vida; que tus oraciones no se vean obstaculizadas. (Pedro 3: 7 )

Quien encuentra una esposa encuentra algo excelente; recibió una bendición del Señor. (Proverbios 18:22)

El amor siempre protege, siempre confía, siempre espera, siempre persevera. (Corintios 13: 7)

Del mismo modo, los esposos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. Quien ama a su esposa, se ama a sí mismo. Además, nadie ha odiado su propio cuerpo, pero él lo alimenta y lo cuida, así como Cristo lo hace con la iglesia. (Efesios 5: 28-29)

Versículos para matrimonios en crisis

Versículos para restaurar matrimonios

Si estás pasando por una crisis en tu matrimonio, es importante recordar que la Biblia contiene sabiduría y consuelo para todas las áreas de nuestra vida, incluyendo nuestras relaciones. Aquí te dejamos otros textos bíblicos para matrimonios en crisis que podrían ayudarte a encontrar esperanza y guía en medio de tu situación:

Filipenses 4:13: Â«Todo lo puedo en Cristo que me fortalece». Este versículo nos recuerda que no estamos solos en nuestras luchas y que podemos encontrar fortaleza en Dios. Si confiamos en Él y buscamos su dirección, podemos superar cualquier crisis en nuestro matrimonio.

Proverbios 3:5-6: Â«Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas». Este versículo nos insta a confiar en Dios y a buscar su guía en todas las áreas de nuestra vida, incluyendo nuestro matrimonio. Al confiar en Él y seguir sus caminos, podemos encontrar la dirección que necesitamos para superar cualquier crisis matrimonial.

Versículos para restaurar matrimonios

Efesios 4:2-3: «Siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor, esforzándose por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz». Este versículo nos enseña la importancia de la humildad y la paciencia en un matrimonio en crisis. Al ser amables y tolerantes, podemos trabajar en mantener la unidad y la paz en nuestra relación.

Santiago 1:19-20: «Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse, porque la ira del hombre no produce la vida justa que Dios desea». En momentos de crisis, es importante aprender a escuchar y controlar nuestra ira. Al ser pacientes y comprensivos, podemos evitar conflictos innecesarios y encontrar soluciones pacíficas para restaurar nuestro matrimonio.

Proverbios 15:1: «La respuesta amable calma el enojo, pero la respuesta violenta hace subir la ira». En momentos de discusión o conflicto, es fundamental responder con amabilidad y respeto. Una respuesta amable puede calmar la ira y abrir espacio para la reconciliación. Recordemos que nuestras palabras tienen poder y pueden sanar o herir, por lo tanto, debemos cuidar cómo nos expresamos en nuestro matrimonio.

Quizá te interese: Oración para mejorar el matrimonio