Saltar al contenido
Divina Oración

Salmo para cancelar deudas (la voz de Dios)

salmo para saldar deudas

Hay algunas situaciones en la vida que nos llenan de preocupación, como cuando nos involucramos con muchas deudas. La mala planificación financiera causa muchos dolores de cabeza y llena nuestros corazones de aflicciones. Para resolver esta situación, debemos organizar y ajustar los gastos y, además, recurrir a la fe, porque nada es más fuerte y supremo que eso.

Entonces, tómate un tiempo de tu día para leer estos salmos para pagar deudas. Ciertamente, la tranquilidad dominará tus pensamientos y te traerá luz para tomar las mejores decisiones. Recuerda: no importa cuán difícil sea la situación, nada es imposible para nuestro Padre.

Salmo poderoso para cancelar y pagar deudas

Salmo 41

Bienaventurado el que cuida a los pobres; Jehová lo librará en el día del mal.
El Señor te librará y te mantendrá vivo; será bendecido en la tierra, y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.
El Señor te sostendrá en el lecho de la enfermedad; Lo restituirás de su lecho de enfermo.
Dije: Señor, ten piedad de mí. Cura mi alma, porque he pecado contra ti.
¿Mis enemigos hablan mal de mí, diciendo: ¿Cuándo morirá y perecerá su nombre?
Y si alguno de ellos viene a verme, habla cosas vanas; la maldad se acumula en tu corazón; saliendo, eso es de lo que estás hablando.
Todos los que me odian murmuran contra mí; se imaginan el mal contra mí, diciendo:
Se le ha atribuido una enfermedad grave; y ahora que está acostado, no volverá a levantarse.
Incluso mi propio amigo cercano, en quien confiaba tanto, que comió mi pan, levantó el talón contra mí.
Pero tú, Señor, ten piedad de mí, y levántame, para que pueda pagarte.
Por eso sé que me favoreces: que mi enemigo no triunfa sobre mí.
En cuanto a mí, me apoyas en mi sinceridad y me has puesto ante tu rostro para siempre.
Bendito sea el Señor Dios de Israel de siglo en siglo. Amén.

Salmo 69
Sálvame, oh Dios, porque las aguas suben hasta mi cuello. Me atasqué en lodo profundo, donde mi pie no se puede poner; Entré en las profundidades de las aguas, donde la corriente me abruma.Estoy cansado de llorar; mi garganta estaba seca; Mis ojos no pueden esperar a mi Dios.

Los que me odian sin causa son más que el pelo en mi cabeza; poderosos son aquellos que buscan destruirme, que me atacan con mentiras; por eso tengo que devolver lo que no extorsioné. Tú, oh Dios, conoces mi locura, y mis faltas no están ocultas. Que los que esperan en ti no se avergüencen de mí, oh Dios de los ejércitos; no dejes que los que te buscan se confundan por mí, oh Dios de Israel porque por tu bien he sufrido insultos; la confusión cubrió mi rostro. Me convertí en un extraño para mis hermanos, y un extraño para los hijos de mi madre.

Porque el celo de tu casa me ha devorado, y las ofensas de los que te afligen han caído sobre mí. Cuando lloré y castigé mi alma con ayuno, se convirtió en insultos. Cuando me vestí con un cilio, les hice un proverbio. Los que se sientan a la puerta hablan de mí; y soy objeto de canciones borrachas.

Pero te digo mi oración, oh Señor, en un tiempo aceptable; escúchame, oh Dios, según la grandeza de tu misericordia, según la fidelidad de tu salvación. Sácame del lodo y no me dejes hundirme; déjame ser salvado de mis enemigos y de las profundidades de las aguas.

No me ahogues en la corriente de agua, y no tragues el abismo ni cierres la boca de tu boca sobre mí. Escúchame, Señor, porque grande es tu misericordia; vuélvete a mí según tu mayor compasión. No escondas tu rostro de tu siervo; escúchame rápidamente, porque estoy angustiado. Acércate a mi alma y redímela; rescátame por mis enemigos. Conoces mi oprobio, mi vergüenza y mi desgracia; antes de que sean todos mis adversarios.

Me han roto el corazón y soy débil. Esperé a alguien que tuviera compasión, pero no había ninguno; y edredones, pero no los encontré. Me dieron hiel para comer, y en mi sed me dieron a beber vinagre. Haz tu mesa delante de ellos en una trampa, y deja que tus ofrendas de paz sean una trampa. Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, y tiemblen sus lomos constantemente.

Derrama sobre ellos tu indignación y deja que el calor de tu ira se apodere de ellos. Que tu morada sea desolada, y que nadie viva en tus tiendas. Porque ellos persiguen a quien sea que tú aflijas, y el dolor de aquellos a quienes has herido aumenta. Agregue iniquidad a su iniquidad, y no permita que encuentren absolución en su justicia. Ser borrado del libro de la vida, y no ser inscrito con los justos.

salmo para acabar con las deudas
Salmo 119

Bienaventurados aquellos cuyos caminos son irreprensibles, quien camina según la ley del Señor. Bendecidos son los que guardan sus estatutos y búscalo con todo su corazón no hacen mal pero sigue sus caminos.

Has establecido preceptos que deben ser obedecidas por completo. ¡Oh, si mis caminos fueran firmes al obedecer tus decretos!. Entonces no me avergonzaría cuando considero todos tus comandos. Te alabaré con un corazón recto mientras aprendo tus justas leyes. Obedeceré tus decretos; no me abandones por completo.

¿Cómo puede un joven permanecer en el camino de la pureza? Al vivir de acuerdo a tu palabra. Te busco con todo mi corazón; no me dejes desviarme de tus mandamientos. He escondido tu palabra en mi corazón para no pecar contra ti.  Alabado sea a ti, señor ; enséñame tus decretos.

Con mis labios cuento todas las leyes que salen de tu boca. Me alegro de seguir tus estatutos como uno se regocija en grandes riquezas, medito en tus preceptos y considera tus caminos, me deleito en tus decretos; no olvidaré lo dicho por usted.

Sé bueno con tu siervo mientras viva, para que puedas obedecer tu palabra. Abre mis ojos para que pueda ver cosas maravillosas en tu ley. Soy un extraño en la tierra; no me ocultes tus mandamientos, mi alma se consume con añoranza por tus leyes en todo momento.

Reprendiste al arrogante, quienes están malditos, los que se desvían de tus mandamientos. Quítame su desprecio y odio, porque guardo tus estatutos. Aunque los gobernantes se sienten juntos y me difaman, tu siervo meditará en tus decretos. Tus estatutos son mi deleite; Ellos son mis consejeros.

Salmo 124
Si no fuera por el Señor, que estaba a nuestro lado, ahora diga Israel;
Si no fuera por el Señor, que estaba a nuestro lado, cuando los hombres se levantaron contra nosotros,
Entonces nos habrían tragado vivos, cuando su ira se encendió contra nosotros.
Entonces las aguas se habrían desbordado sobre nosotros, y la corriente habría pasado sobre nuestras almas; entonces las aguas orgullosas habrían pasado sobre nuestras almas;
Bendito sea el Señor, que no nos sujetó de sus dientes.
Nuestra alma ha escapado, como un pájaro de la trampa de los pájaros; El vínculo se rompió y escapamos.
Nuestra ayuda está en el nombre del Señor, quien hizo el cielo y la tierra.