Saltar al contenido
Divina Oración

Citas bíblicas para difuntos católicos (seres queridos)

versiculos sobre la muerte

La mayoría sabe que la muerte es parte de la vida, pero eso no lo hace más fácil. La muerte de los seres queridos afecta a los que se quedan, y en ocasiones pueden sentir que el dolor nunca termina, pues elaborar el duelo es sumamente difícil para la mayoría. Para algunos, una parte importante del proceso de curación viene con las escrituras sagradas, ya sea para leer y reflexionar en privado o como un mensaje para incluir en una tarjeta de compasión por parte de la familia. La Biblia tiene muchas frases y versos significativos para consolar ante el dolor por la pérdida. En Divinaoracion.club queremos proporcionar una lista de algunos de los versículos y citas bíblicas más poderosas sobre la muerte de un ser querido.

Versículos de consuelo cuando muere un ser querido

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, yo os habría dicho. Voy a prepararos lugar. (Juan 14: 1-2)
Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá; y todo el que vive, y cree en mí, nunca morirá. (Juan 11: 25-26)
Incluso cuando camino por el valle de la sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me protegen. (Salmo 23: 4)
Él limpiará cada lágrima de tus ojos. No habrá más muerte, ni tristeza, ni llanto, ni dolor, porque lo malo ha pasado. (Apocalipsis 21: 4)
Mis ovejas oyen mi voz; las conozco y me siguen. Les doy vida eterna, y nunca perecerán; nadie puede apartarlas de mi. (Juan 10: 27-28)
Hermanos, no queremos que ignoren a los que duermen, para que no se entristezcan como otros que no tienen esperanza. Si creemos que Jesús murió y resucitó, también creemos que Dios traerá, a través de Jesús y con él, a los que durmieron en él. (Tesalonicenses 4: 13-14)

Jesús dejó bien claro que pasaríamos por aflicciones en este mundo, y realmente, muchas son las aflicciones que nos alcanzan; el diagnóstico de una enfermedad grave, una separación, el desempleo, peleas en las relaciones, la muerte, entre otras.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y el Dios de toda consolación, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que con la consolación que hemos recibido de Dios, podamos consolar a los que sufren. (2 Corintios 1: 3-4)

Porque como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados. (Corintios 15:22)

Que el Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio el consuelo eterno y la buena esperanza de la gracia, aliente a sus corazones y lo fortalezca para hacer siempre el bien, tanto en hechos como en palabras. (Tesalonicenses 2: 16-17)

Sabemos que si se destruye la vivienda terrenal en la que vivimos, tenemos por parte de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas. ( Corintios 5: 1)

Si creemos que Jesús murió y resucitó, también creemos que Dios traerá, a través de Jesús y con él, a los que durmieron en él. (1 Tesalonicenses 4:14)

No temas, porque yo estoy contigo; no te desanimes, porque yo soy tu Dios; Te fortaleceré, te ayudaré, te sostendré con mi diestra justa. Isaías 41:10

Por lo tanto, tú también tienes dolor ahora; pero te volveré a ver, y tu corazón se alegrará, y nadie te quitará tu alegría. (Juan 16:22)

citas biblicas sobre el duelo

La pérdida de los que amamos es uno de los peores sentimientos de nuestras vidas. La muerte es terrible para nosotros, aunque tal vez no fuera para ser. Es el momento en que vamos a dejar de convivir con aquella persona, la separación será inevitable, tendremos que decir el último “hasta luego”, tendremos que dejar aquella persona que tanto amamos en la sepultura, la espera del regreso de Cristo. 

No se turbe vuestro corazón. Tu crees en Dios; cree también en mí. La casa de mi padre tiene muchas habitaciones; Si no fuera así, ¿te habría dicho que iré allí para prepararte un lugar? (Juan 14: 1-2)

El Señor es bueno, un refugio en tiempos de problemas. Él protege a los que confían en Él. (Nahúm 1: 7)

El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los abatidos de espíritu. (Salmo 34:18)

Y sabemos que en todas las cosas Dios trabaja para el bien de aquellos que lo aman, que han sido llamados según su propósito. (Romanos 8:28)


Recuerda que aunque estés pasando por este terrible momento, Dios en toda su sabiduría elige lo mejor para cada uno, incluso si a veces no lo podemos ver.

Confía plenamente en los designios del Señor, ten fe, porque Él nunca nos abandonará. Si tienes a Dios en tu corazón, Él será tu consuelo en los momentos de mayor angustia y la luz cuando la oscuridad invada tu vida. ¡Quédate en la paz del Señor!


¡Califica este artículo! Nos ayudas a ser mejores cada día

[kkstarratings]