Saltar al contenido
Divina Oración

Salmos para combatir la depresión

salmos poderosos para saliar de la depresion

La depresión es un trastorno afectivo que genera tristeza profunda, pérdida de interés general, falta de apetito, falta de humor, falta de placer y cambios de humor. Todos tenemos momentos en los que necesitamos que alguien nos agarre de la mano y nos ayude a sacarnos de las profundidades de la desesperación. Son los momentos en que ni siquiera podemos alcanzar la mano extendida que es más difícil de atravesar.

No importa lo que estés enfrentando actualmente, o lo que pasó ayer, hay esperanza para ti; es por eso que a continuación te mencionamos unos poderosos salmos para curar la depresión, los cuales te ayudarán a encontrar palabras para rezar.

Salmos para sanar la depresión

Cuando buscas esperanza, consuelo y aliento, el libro bíblico de los Salmos está lleno de antiguas palabras de sabiduría.

El que mora en el escondite del Altísimo, a la sombra del Todopoderoso, descansará. Diré del Señor: Él es mi refugio y mi fortaleza, mi Dios, en quien confío. Porque él te libera de la trampa del pájaro y de la plaga perniciosa. Te cubre con sus plumas, y debajo de sus alas encuentras refugio; su verdad es escudo y escudo.

No temerás los terrores de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni una plaga que camina en la oscuridad, ni una muerte que plaga al mediodía. Pueden caer mil a tu lado, y diez mil a tu derecha; pero no serás golpeado. Solo con tus ojos verás, y verás la recompensa de los impíos. Porque has hecho del Señor tu refugio, y del Altísimo tu morada, ningún mal vendrá sobre ti, ni ninguna plaga vendrá a tu tienda.

Porque él dará órdenes a tus ángeles para mantenerte a salvo en todos tus caminos. Te sostendrán en sus manos, para que no tropieces con una piedra. Pisarás al león y al aspa; pisotearás al hijo del león y la serpiente a sus pies. Como me amaba tanto, lo libraré; lo pondré en un retiro alto, porque él sabe mi nombre.

Cuando él me llame, le responderé; estaré con él en problemas, lo entregaré y lo honraré. Te satisfaré por mucho tiempo y te mostraré mi salvación.

Salmo 27: 1 , 14

“Jehová es mi luz y mi salvación; ¿A quien temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿De quién tendré miedo? Espera al SEÑOR; sé fuerte y deja que tu corazón se aliente; ¡espera al Señor! ”

Salmo 30:11

La tristeza no dura para siempre. Puede parecer que no va a terminar, ¡pero lo hará! ¡Dios promete que lo hará! Tu tristeza se convertirá en alegría.

Salmo 34:18 

El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los que están aplastados en espíritu.

salmos para luchar contra la depresion

Salmo 43: 5 

“¿Por qué estás abatida, oh alma mía, y por qué estás en crisis dentro de mí? Esperanza en Dios; porque otra vez lo alabaré, mi salvación y mi Dios “.

Salmo 46: 1-3 , 10

Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda muy presente en problemas. Por lo tanto, no temeremos aunque la tierra ceda, aunque las montañas se trasladen al corazón del mar, aunque sus aguas rujan y se formen espuma, aunque las montañas tiemblen al hincharse. ¡Seré exaltado entre las naciones, seré exaltado en la tierra! “

Salmos 56: 1-4

“Ten piedad de mí, oh Dios, porque el hombre me pisotea; todo el día un atacante me oprime; mis enemigos me pisotean todo el día, porque muchos me atacan con orgullo. Cuando tengo miedo, confío en ti. En Dios, cuya palabra alabo, en Dios confío; no tendré miedo.”

Salmo 65

A ti, oh Dios, la alabanza se debe en Sion; y se le pagará el voto. ¡Oh tú que escuchas la oración! toda carne vendrá a ti. Las iniquidades prevalecen contra mí; pero nuestras transgresiones las perdonarás.

Bienaventurado el que eliges y te traes para morar en tus cortes! Estaremos satisfechos con la bondad de su hogar, su templo sagrado. Con maravillas nos contestas con justicia, oh Dios de nuestra salvación, la esperanza de todos los confines de la tierra y del mar más remoto; tú que fortaleces tus montañas con tu fuerza, ceñidos de poder;
que calman el ruido de los mares, el ruido de sus olas y la agitación de los pueblos.

Los que habitan en los confines de la tierra son vencidos por el miedo al ver tus signos; te alegras en las salidas de mañana y tarde. Visitas la tierra y la riegas; grandemente y enriqueces; El río de Dios está lleno de agua. le das trigo cuando lo has preparado; llena sus surcos con agua, alisando las crestas, suavizándolas con lluvia y bendiciendo sus novedades.
Coronas el año con tu bondad, y tus senderos derraman grasa; destilan sobre los pastos del desierto, y las colinas se rodean de alegría. Los pastos están cubiertos de rebaños, y los valles están cubiertos de trigo; por eso se alegran, por eso cantan.

Salmo 126: 5-6

“Los que siembran con lágrimas, con canciones de alegría cosecharán. El que llora mientras siembra la semilla, regresará con canciones de alegría, trayendo sus bultos. ”