Saltar al contenido
Divina Oración

Salmos de esperanza y fortaleza católicos

salmo de esperanza

Nuestra verdadera esperanza y fortaleza está en Dios. Él promete bendecirnos y darnos vida eterna, Él no miente, así que podemos esperarlo. La esperanza es confiar en lo que aún no vemos. A menudo ponemos nuestra esperanza en las cosas equivocadas: en dinero, en trabajos, en personas, en nuestra capacidad; todas estas cosas pueden fallar pero Dios nunca falla. Tener esperanza y fortaleza en Dios es confiar en lo correcto.

A continuación te presentamos varios salmos de esperanza y fortaleza que harán que el miedo disminuya y seas más feliz.

Los mejores salmos de esperanza y fortaleza

Nuestra selección con los mejores salmos de esperanza y fortaleza te harán despertar a la vida y revivir tu fuerza interior!

Salmo 139: 17
¡Qué preciosos son para mí tus pensamientos, Dios! Cuán grande es la suma de ellos! Si los contara, superarían en número a los granos de arena; cuando despierto, todavía estoy contigo.

Salmo 9:18
Pero los pobres nunca serán olvidados, ni se frustrará la esperanza de los necesitados.

Salmo 18: 2
El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi libertador; mi Dios es mi roca, en quien me refugio, mi escudo y el cuerno de mi salvación, mi fortaleza.

Salmo 19:14
Que estas palabras de mi boca y esta meditación de mi corazón sean agradables a tu vista, Señor, mi Roca y mi Redentor.

Salmo 27:14
Espera al Señor, ten buen ánimo y deja que tu corazón sea fuerte; espera, por lo tanto, al Señor.

Salmo 28: 6-7
Alabado sea el Señor, porque él ha escuchado mi clamor de misericordia. El Señor es mi fuerza y ​​mi escudo; mi corazón confía en él, y él me ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con mi canción lo alabo.

Salmo 29:11
El Señor da fuerza a su pueblo; El Señor bendice a su pueblo con paz.

Salmo 30: 5
Porque su ira dura solo un momento, pero su favor dura toda la vida; el llanto puede pasar la noche, pero el regocijo llega por la mañana.

Salmo 31:24
Esfuérzate y él fortalecerá tu corazón, todos ustedes que esperan en el Señor.

salmo de fortaleza

Salmo 33: 17-19
El caballo es una vana esperanza de victoria; a pesar de su gran fuerza, no puede salvar. Pero el Señor protege a los que le temen, a los que mantienen la esperanza en su amor, para librarlos de la muerte y garantizarles la vida,
incluso en tiempos de hambruna.

Salmo 33:22
Que tu misericordia sea con nosotros, Señor, como esperamos en ti.

Salmo 37: 23-24
El Señor establece los pasos de un hombre, cuando su conducta le agrada; aunque tropieza, no caerá, porque el Señor lo toma de la mano.

Salmo 39: 7
Pero ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti.

Salmo 40: 1
Esperé ansiosamente al Señor, y él se inclinó ante mí y escuchó mi grito.

Salmo 40:17
En cuanto a mí, soy pobre y necesitado, pero el Señor se preocupa por mí. Eres mi ayuda y mi libertador; Dios mío, no te demores!

Salmo 42:11
¿Por qué estás tan triste, alma mía? ¿Por qué estás tan molesto dentro de mí? ¡Pon tu esperanza en Dios! Porque aún lo alabaré; Él es mi Salvador y mi Dios.

Salmo 46
Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre presente en problemas. Por lo tanto, no temeremos, aunque la tierra ceda y las montañas caigan en el corazón del mar, aunque sus aguas rujan y hagan espuma y las montañas tiemblen con su oleaje.

Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, el lugar sagrado donde habita el Altísimo. Dios está dentro de ella, ella no caerá; Dios la ayudará al amanecer. Naciones están alborotadas, los reinos caen; él levanta la voz, la tierra se derrite. El Señor Todopoderoso está con nosotros; El Dios de Jacob es nuestra fortaleza.

Ven y mira lo que el Señor ha hecho, las desolaciones que ha traído a la tierra. Hace cesar las guerras hasta los confines de la tierra. Rompe el arco y rompe la lanza; Quema los escudos con fuego. Él dice: “Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones, seré exaltado en la tierra”. El Señor Todopoderoso está con nosotros; El Dios de Jacob es nuestra fortaleza.

Salmo 55:22
Confía en tu cuidado al Señor, y él te sostendrá; nunca permitirá que los justos sean sacudidos.

Salmo 62: 7
En Dios está mi salvación y mi gloria; La roca de mi fortaleza y mi refugio están en Dios.

Salmo 73:26
Mi carne y mi corazón fallan; pero Dios es la fortaleza de mi corazón, y mi porción para siempre.

salmos para obtener esperanza

Salmo 84: 5
Bienaventurado el hombre cuya fuerza está en ti, en cuyo corazón están los caminos aplanados.

Salmo 89: 15-17
Bienaventurados los que han aprendido a aclamarte, los que andan a la luz de tu presencia, Señor. Se regocijan en tu nombre todo el día; ellos celebran tu justicia. Porque tú eres su gloria y fortaleza.

Salmo 118: 13-14
Fui empujado hacia atrás y a punto de caer, pero el Señor me ayudó. El Señor es mi fortaleza y mi defensa; Se ha convertido en mi salvación.

Salmo 119: 28
Mi alma está cansada de tristeza; fortaléceme conforme a tu palabra.

Salmo 121
Levantaré mis ojos hacia las colinas, ¿de dónde viene mi ayuda? Mi ayuda viene del Señor, quien hizo el cielo y la tierra. Él no permitirá que mueva su pie; El que te guarda no dormirá. He aquí, el que guarda a Israel no dormirá ni dormirá.

El Señor es tu guardián; El Señor es tu sombra a tu diestra. El sol no te golpeará de día, ni la luna de noche. El Señor te protegerá de todo mal; Él preservará tu alma. El Señor preservará  tu salida y tu entrada a partir de ahora, y aún para siempre.

Salmo 130: 5
Espero en el Señor con todo mi ser, y en su palabra pongo mi esperanza.

Salmo 138: 3
Cuando grité, me respondiste; me has dado fuerza y ​​coraje.

Salmo 146: 5.
Cuán feliz es aquel cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Señor, en su Dios.