Saltar al contenido
Divina Oración

Salmos de consuelo para la pérdida de una ser querido

salmos para sobrellevar el luto

Los Salmos son un hermoso refugio cuando la vida es dura porque nos recuerdan el poder que se encuentra en la alabanza y la adoración, independientemente de nuestras angustias. Nos señalan el consuelo que se encuentra en la presencia de Dios, incluso en medio del dolor, cuando recordamos cuán maravillosamente fiel y amable es.

A menudo es difícil encontrar las palabras de consuelo correctas cuando alguien ha sufrido la pérdida de un amigo o familiar, pero una escritura de simpatía de la Biblia puede ayudar y puede brindar el tipo de consuelo que se necesitas. Los Salmos de consuelo para la pérdida de una ser querido que te presentamos a continuación son apropiados para encontrar la paz que necesitas.

Los mejores salmos de consuelo por la pérdida de un ser querido

Esperamos que el Dios de la paz te rodee con Su presencia mientras miras su Palabra y que encuentres consuelo y descanso para tu alma.

Salmo 4:
Dios, eres mi justicia, mi campeón defensor. ¡Contéstame cuando pido ayuda! Cada vez que estaba en apuros, me agrandabas. Me están apretando de nuevo, ¡necesito tu amabilidad de inmediato! ¡Concédeme tu gracia, escucha mi oración y libérame! Que nunca olvidemos que el Señor hace maravillas para cada uno de sus amantes devotos. Y así es como sé que responderá todas mis oraciones.

Ahora, gracias a ti, Señor, me acostaré en paz y el sueño vendrá de inmediato, ya que pase lo que pase, ¡viviré sin miedo!

Salmo 6:
Ten piedad de mí, Señor, porque soy débil; Oh SEÑOR, cúrame, porque mis huesos están en agonía. Mi alma está angustiada. ¿Cuánto tiempo, oh SEÑOR, cuánto tiempo? Vuélvete, SEÑOR, y líbrame; sálvame por tu amor inagotable. Nadie te recuerda cuando está muerto.

¿Quién te alaba de la tumba? Estoy cansado de gemir; toda la noche inundo mi cama con llanto y empapo mi sofá con lágrimas. Mis ojos se debilitan de tristeza; fracasan por todos mis enemigos. Lejos de mí, todos los que hacen el mal, porque el SEÑOR ha escuchado mi llanto. El SEÑOR ha escuchado mi clamor de misericordia; Jehová acepta mi oración.

Salmo 9:9
Jehová también será fortaleza para los oprimidos, fortaleza en tiempos de angustia.

Salmo 18:28
Tú, oh SEÑOR, mantén encendida mi lámpara; mi Dios convierte mi oscuridad en luz.

Salmo 23:
El Señor es mi pastor, no me faltará. Me hace acostarme en pastos verdes, me lleva junto a aguas tranquilas, restaura mi alma. Me guía por senderos de justicia por amor de su nombre.
Aunque camine por el valle de la sombra de la muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu bastón, me consuelan.

Preparas una mesa delante de mí en presencia de mis enemigos. Unges mi cabeza con aceite; mi copa se desborda. Ciertamente la bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida, y viviré en la casa de Jehová para siempre.

Salmo 25:
Mis ojos están siempre en el Señor, porque solo él liberará mis pies de la trampa. Vuélvete a mí y sé amable conmigo, porque estoy solo y afligido.
Los problemas de mi corazón se han multiplicado; libérame de mi angustia.

Salmo 27:
El Señor es mi luz y mi salvación; ¿A quien temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida. ¿De quién tendré miedo?

Una cosa le pido al Señor, esto es lo que busco: que pueda habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida,
contemplar la belleza del Señor y buscarlo en su templo. Porque en el día de la angustia me mantendrá a salvo en su morada; me esconderá en el refugio de su tabernáculo y me colocará en lo alto de una roca.

Salmo 46: 1
Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda muy presente en problemas.

los mejores salmos para consuelo

Salmo 34:19
Muchas adversidades llegan al que es justo, pero el Señor lo libra de todas ellas.

Salmo 48:14
Porque este Dios es nuestro Dios por los siglos de los siglos; Él será nuestra guía hasta el final.

Salmo 56:13
Porque me has rescatado de la muerte; has evitado que mis pies resbalen. Así que ahora puedo caminar en tu presencia, oh Dios, en tu luz que da vida.

Salmos 62: 1
Mi alma encuentra reposo solo en Dios; Mi salvación viene de él.

Salmo 86: 1-7
Inclínate, Señor, y escucha mi oración; respóndeme, porque necesito tu ayuda. Protégeme, porque estoy dedicado a ti. Sálvame, porque te sirvo y confío en ti.
Eres mi Dios. Sé misericordioso conmigo, Señor, porque te invoco constantemente. Dame felicidad, oh Señor, porque yo me entrego a ti. Oh Señor, eres tan bueno, tan listo para perdonar, tan lleno de amor inagotable para todos los que piden tu ayuda. Escucha atentamente mi oración, oh Señor; escucha mi llanto urgente. Te llamaré cuando tenga problemas y tú me responderás.

Salmo 116: 1-7
Amo al Señor, porque escuchó mi voz; escuchó mi grito de piedad. Debido a que me volvió la oreja, lo llamaré mientras viva. Las cuerdas de la muerte me enredaron, la angustia de la tumba se apoderó de mí; Fui vencido por la angustia y la tristeza. Entonces invoqué el nombre del Señor: “¡Señor, sálvame!
El Señor es misericordioso y justo; Nuestro Dios está lleno de compasión. El Señor protege a los incautos; cuando me deprimieron, él me salvó. Vuelve a descansar, alma mía, porque el Señor ha sido bueno contigo.

Salmo 147: 3
Cura a los quebrantados de corazón y les cura las heridas.