Saltar al contenido
Divina Oración

Salmo para momentos de angustia

salmo milagroso para tranquilizar nervios

La Biblia no solo nos enseña a pensar; también informa nuestras emociones y nos ayuda a obtener una perspectiva reconfortante. Y de todos los libros de la Biblia, el libro de los Salmos es perfecto para tiempos difíciles. En los Salmos puedes identificarte con el salmista mientras él expresa su angustia más profunda, y aprender junto con él mientras Dios te enseña cómo ver las cosas desde su perspectiva. Ver las cosas desde el punto de vista de Dios es un verdadero consuelo. Esperamos que encuentres consuelo y paz al leer los siguientes salmos para calmar los nervios.

Salmos para calmar los nervios

Salmo 3: 3-7
Eres un escudo a mi alrededor, oh Señor, mi Glorioso, que levanta mi cabeza. Al Señor lloro en voz alta y Él me responde desde su santo monte. Me acuesto y duermo; Me despierto otra vez, porque el Señor me sostiene. No temeré … ¡Levántate, oh Señor! ¡Líbrame, Dios mío! 

Salmo 4: 1, 3-8
Contéstame cuando llamo, oh Dios de mi justicia! Me has aliviado en mi angustia; ten piedad de mí y escucha mi oración. Pero sé que el Señor ha apartado al hombre piadoso para sí mismo; el Señor escucha cuando lo llamo. Tiembla, y no peques; medita en tu corazón sobre tu cama y quédate quieto. Ofrece los sacrificios de justicia y confía en el Señor. Muchos dicen: “¿Quién nos mostrará algo bueno?” ¡Alza la luz de Tu rostro sobre nosotros, Señor! Has puesto alegría en mi corazón, más que cuando abundan sus granos y vino nuevo. En paz, me acostaré y dormiré, porque Tú solo, oh Señor, me haces vivir con seguridad.

Salmo 23: 1-6
Dios, eres mi pastor, no me falta nada. Me haces acostarme en pastos verdes, me conduces junto a aguas tranquilas, Me devuelves el alma. Me conduces por senderos de justicia por amor de tu nombre. Aunque camine por el valle de la sombra de la muerte, no temeré mal alguno, ¡porque tú estás conmigo! ¡Tu vara y tu bastón me consuelan! Preparas una mesa delante de mí en presencia de mis enemigos, unges mi cabeza con aceite, mi copa se desborda. Seguramente la bondad y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida y viviré en Tu casa para siempre. Amén.

Salmo 34: 4-5
Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis miedos. Los que lo miran son radiantes; sus rostros nunca están cubiertos de vergüenza.

Salmo 40: 1-3, 11
Esperé pacientemente al Señor; se inclinó hacia mí y escuchó mi llanto. Me sacó del pozo de la destrucción, de la ciénaga, y puso mis pies sobre una roca, asegurando mis pasos. Me puso una nueva canción en la boca, una canción de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán y temerán, y confiarán en el Señor.

En cuanto a ti, oh  Señor , no restringirás  tu misericordia de mí; ¡Tu firme amor y tu fidelidad  me preservarán siempre!

Salmo 56: 3-4
Cuando tengo miedo, confío en ti. En Dios, cuya palabra alabo, en Dios confío y no tengo miedo. ¿Qué pueden hacerme los simples mortales?

Salmo 61: 1-3
Escucha mi clamor, oh Dios; Desde los confines de la tierra te lloro, cuando mi corazón esté abrumado, llévame a la roca que es más alta que yo. Porque tú eres un refugio para mí, una torre fuerte del enemigo.

Salmo 62: 5-7
Solo por Dios, alma mía, espera en silencio, porque mi esperanza es de él. Él solo es mi roca y mi salvación, mi fortaleza; No seré sacudido. Sobre Dios descansa mi salvación y mi gloria; Mi roca poderosa, mi refugio es Dios.

salmos poderoso para calmar nervios

Salmo 77

Clamé a Diospor ayuda; le grité a Dios que me escuchara. Cuando estaba en apuros, busqué al Señor; por la noche estiré manos incansables, y no me consolaría, me acordé tú, Dios, y yo gemimos; medité, y mi espíritu se desmayó.

 Tú evitaste que mis ojos se cerraran; estaba demasiado preocupado para hablar. Pensé en los días anteriores, los años de hace mucho tiempo; me acordé de mis canciones en la noche. Mi corazón meditó y mi espíritu preguntó:

¿El Señor lo rechazará para siempre?, ¿Nunca mostrará su favor?¿de nuevo?, ¿Tiene su amor inagotable desaparecido para siempre?, ¿ Tiene su promesa?, ¿falló por todos los tiempos?, ¿Se ha olvidado Dios de ser misericordioso?, ¿Ha reprimido con ira su compasión?”

Entonces pensé: A esto apelaré: los años en que el Altísimo extendió su mano derecha. Me acordaré de las obras del Señor ; si, recordaré tus milagros de hace mucho tiempo, consideraré todas tus obras y medita en todas tus obras poderosas. Tus caminos, Dios, son santos. ¿Qué dios es tan grande como nuestro Dios?

Tú eres el Dios que hace milagros; muestras tu poder entre los pueblos. Con tu brazo poderoso redimiste a tu pueblo, los descendientes de Jacob y José. Las aguas te vieron y se retorcieron; las mismas profundidades se convulsionaron. Las nubes derramaron agua, los cielos resonaron con truenos; tus flechas brillaron de un lado a otro.

Tu trueno se escuchó en el torbellino, tu rayo iluminado el mundo; la tierra tembló y tembló. Tu camino conducido a través del mar, su camino a través de las poderosas aguas, aunque sus huellas no fueron vistas. Tú guiaste a tu pueblo como un rebaño de la mano de Moisés y Aarón.

Salmo 121

Levanta mis ojos para las colinas. ¿De dónde viene mi ayuda? Mi ayuda viene del Señor, quien hizo el cielo y la tierra. No lo hará, mueve tu pie; el quien te mantiene no dormirá. He aquí, el que guarda a Israel no dormirá.

El Señor es tu guardián; el señor es tu sombra en su mano derecha. El sol no te golpeará de día, ni la luna de noche. El Señor lo te guardará de todo mal; él lo hará, guarda tu vida. El Señor te guardará saliendo y entrando a partir de ahora y para siempre.

Salmo 116: 1-2, 6-7
Amo al Señor, porque ha escuchado mi voz y mis ruegos de piedad. Debido a que él inclinó su oído hacia mí, por lo tanto, lo llamaré mientras viva.

El  Señor  preserva lo simple; cuando me deprimieron, él me salvó. Regresa, alma mía, a tu descanso; porque el  Señor te  ha tratado generosamente.