Saltar al contenido
Divina Oración

Salmo para el miedo y la ansiedad

poderoso salmo para no tener miedo

El miedo puede paralizarnos y, dependiendo de la situación, podemos sentir la tentación de rendirnos o huir. Esta podría ser la mejor solución a la crisis, pero a menudo el miedo nos alejará de algo con lo que tenemos que lidiar. De lo contrario, viviremos el resto de nuestras vidas con miedo y nunca lo superaremos. Dios quiere asegurarnos que no tenemos motivos para temer. Él está a nuestro lado y está allí para protegernos y proporcionar la fuerza que necesitamos para vencer nuestros miedos.

Si te encuentras luchando con el miedo o te sientes ansioso por dentro, los Salmos para no tener miedo que presentamos a continuación pueden ayudarte a encontrar la paz.

Salmos para momentos de angustia

Recuerda, la Biblia es un gran recurso para ayudarte a disfrutar de una perspectiva saludable de la vida. Te recuerda que cuando eres débil, ¡Él es fuerte! Entonces, en momentos de preocupación, miedo y ansiedad, deposita tus preocupaciones sobre el Señor  para encontrar fortaleza y consuelo.

Salmo 27: 1-3
El Señor es mi luz y mi salvación; ¿A quien temeré? El Señor es la fortaleza de mi vida; ¿De quién tendré miedo? Cuando los malvados, incluso mis enemigos, vinieron sobre mí para comer mi carne, tropezaron y cayeron. Aunque un ejército debe acampar contra mí, mi corazón no temerá: aunque la guerra se levante contra mí, en esto estaré seguro.

Salmo 34:18
El Señor está cerca de los que tienen el corazón quebrantado; y salva a los que tienen un espíritu contrito.

Salmo 56
Ten piedad de mí, oh Dios, porque los hombres me persiguen; todo el día presionan su ataque. Mis enemigos me persiguen todo el día porque muchos me atacan con orgullo. Cuando tengo miedo pongo mi confianza en tí.

En Dios, cuya palabra alabo: en Dios confío, no tendré miedo. ¿Qué puede hacerme el hombre. Todo el día tuercen mis palabras; todos sus pensamientos están en mi muerte. Conspiran, acechan, ellos miran mis pasos mientras esperan para quitarme la vida. A pesar de tal pecado, ¿escaparán?  En tu ira, oh Dios, derriba a las naciones.

Has tenido en cuenta mis andanzas. Pon mis lágrimas en tu botella ¿No están en tu libro? Entonces mis enemigos se retirarán en el día que lloro por ayuda. Con esto sabré que Dios está de mi lado. En Dios, cuya palabra alabo, en Jehová, cuya palabra alabo, en Dios confío; no tendré miedo.

¿Qué puede hacerme el hombre? Tus votos están sobre mí, oh Dios; te daré ofrendas de agradecimiento. Porque has librado mi alma de la muerte, y mis pies de tropezar, para que camine delante de Dios a la luz de la vida.

Salmo 61:1-3
Escucha mi clamor, oh Dios; atiende mi oración. Desde el fin de la tierra, clamaré a Ti, cuando mi corazón esté abrumado: llévame a la roca que es más alta que yo. Porque has sido un refugio para mi y una torre fuerte del enemigo.

salmo para eliminar el miedo

Salmo 91
Ustedes que habitan en el refugio del Altísimo, que permanecen a la sombra del Todopoderoso, digan al Señor: “Mi refugio y fortaleza, mi Dios en quien confío”.
Él te rescatará de la trampa del cazador, de la plaga destructora, te protegerá con sus piñones, y bajo sus alas puedes refugiarte; su fidelidad es un escudo protector.

No temerás al terror de la noche, ni a la flecha que vuela de día, ni a la peste que deambula en la oscuridad, ni a la peste que asola al mediodía. Aunque mil caigan a tu lado, diez mil a tu mano derecha, cerca de ti no vendrá. Simplemente necesitas mirar; el castigo de los impíos verás. Debido a que tienes al Señor como refugio y has hecho del Altísimo tu fortaleza, no te sobrevendrá el mal, ninguna aflicción se acercará a tu tienda.

Porque él ordena a sus ángeles con respecto a ti, que te guarden donde sea que vayas. Con sus manos te apoyarán, para que no golpees tu pie contra una piedra. Puedes pisar la víbora, pisotear al león y al dragón. Porque él se aferra a mí, lo entregaré; porque él sabe mi nombre, lo pondré en lo alto.

Él me llamará y yo responderé; estaré con él en apuros; lo entregaré y le daré honor. Con largos días lo satisfaceré
y lo llenaré con mi poder salvador.

Salmo 118:6
El Señor está conmigo; no tendré miedo.¿Qué pueden hacerme los simples mortales?