Saltar al contenido
Divina Oración

Poderosa oración para vencer enemigos en el trabajo

oracion para alejar a los enemigos del trabajo

Quiz√°s uno de los comandos m√°s dif√≠ciles que Jes√ļs nos da como sus disc√≠pulos es bendecir, amar y orar por nuestros enemigos. Pero, ¬Ņc√≥mo puedes orar por alguien que quiere hacerte da√Īo en el trabajo? Puede resultar dif√≠cil que lo hagamos, pero a trav√©s del poder del Esp√≠ritu de Dios obrando a trav√©s de nosotros, todo es posible.¬†A trav√©s de Jes√ļs, podemos orar por nuestros enemigos.¬†Aqu√≠ hay una forma en que puedes hacerlo a trav√©s de una oraci√≥n para vencer enemigos en el trabajo.

Oración para dominar enemigos en el trabajo

En la vida laboral, debemos ser muy cuidadosos con ciertas personas que nos rodean y vivir con nosotros.

Se√Īor Jes√ļs, siguiendo tu ejemplo y mandamiento, oramos por nuestros enemigos en el trabajo hoy. Primero te pedimos que satures nuestras vidas con el poder y la fuerza del Esp√≠ritu Santo. Env√≠a tu amor fluyendo a trav√©s de nosotros y perd√≥nanos por aferrarnos a cualquier cosa que pueda obstaculizar nuestras oraciones. Liberamos cualquier falta de perd√≥n, pensamientos de venganza o emociones de odio que puedan apagar Tu Esp√≠ritu en nuestros corazones. Luego danos sabidur√≠a mientras buscamos c√≥mo bendecir, amar y orar por nuestros enemigos.

Oramos para que bendigas a nuestros enemigos laborales y organices eventos en sus vidas que dejarán sus corazones expuestos ante ti. Cuando caracterizaste la bendición en las Bienaventuranzas, te pedimos que les des una pobreza de espíritu que reconozca su profunda necesidad de Ti. Oramos para que descubran tu consuelo en momentos de duelo, y se humillen ante ti, a tu manera y a tu tiempo. Oramos para que les muestres misericordia antes de que sea demasiado tarde, sabiendo que todos somos enemigos de Dios antes de que nos extiendas misericordia, y que, a su vez, sean misericordiosos con los demás.

Se√Īor, te pedimos que en lugar de anhelar el mal puro, tengan hambre y sed de tu pureza y rectitud, se conviertan en defensores de tu justicia y que sus esp√≠ritus guerreros se conviertan en pacificadores.¬†Eliminar la fachada del bienestar;¬†derriba las mentiras que los han enga√Īado;¬†y cubrir sus caminos hasta que no puedan ver otra salida que la de arriba. Oramos para que les muestres la inutilidad de lo que est√°n haciendo porque al oponerse al reino de Dios y en su oscuridad, a menudo son ajenos a las verdaderas razones de su comportamiento y las consecuencias resultantes. Revelales cualquier dolor profundo o traumas en sus propias vidas que puedan estar contribuyendo a sus acciones destructivas.

Sabiendo c√≥mo a veces usas el dolor y la dificultad para traer bendiciones a nuestras vidas, rezamos lo mismo por nuestros enemigos. Usa cualquier medio que necesite para ablandar los corazones pedregosos, abrir los ojos ciegos y ayudarlos a darse cuenta de su necesidad absoluta para usted. Si es necesario, permita la persecuci√≥n en sus propias vidas para que puedan experimentar su bendici√≥n. H√°bleles de manera milagrosa y sobrenatural si es necesario, a trav√©s de un sue√Īo, una pel√≠cula, otro creyente, Su Palabra, o incluso a trav√©s de nuestras propias vidas si alguna vez nos confrontamos.

De alguna manera, perm√≠tales ser testigos de Tu poder y reconocer que T√ļ eres la fuente. Oramos por convicci√≥n, por una evaluaci√≥n honesta de su propio destino, y por una sensaci√≥n de desesperaci√≥n si eso es lo que necesitan para considerar sus reclamos y descubrir qui√©n es usted realmente. Pers√≠guelos, incluso permitiendo que la bondad los lleve al arrepentimiento. Y danos paciencia y una profunda confianza en ti, Se√Īor, incluso cuando no podamos ver ning√ļn cambio en nuestros enemigos. Cuando vacilamos, sin querer orar por nuestros enemigos, ay√ļdanos a recordar tu gracia en nuestras propias vidas y lo que ser√≠amos sin ti.

Amén

la mejor oracion para vencer los enemigos en el trabajo

Heridas abiertas, Sagrado Coraz√≥n, todo amor y bondad, la sangre de Nuestro Se√Īor Jesucristo, vierte en mi cuerpo hoy y siempre. Estar√© vestido y armado con las armas de San Jorge. No sea que mis enemigos en el trabajo, teniendo pies, me alcancen; teniendo manos, no me lleves; al tener ojos no me ven, e incluso los pensamientos pueden tener que hacerme da√Īo.

Las armas de fuego no alcanzar√°n mi cuerpo, los cuchillos y las lanzas se romper√°n sin que mi cuerpo alcance, las cuerdas y las cadenas se romper√°n sin que mi cuerpo se ate.

Jesucristo, prot√©geme y defi√©ndeme con el poder de tu Divina Gracia y la Virgen de Nazaret, c√ļbreme con el manto sagrado y divino, protegi√©ndome en todos mis dolores y aflicciones;¬†Dios, con tu Divina Misericordia y gran poder, s√© mi defensor contra el mal y la persecuci√≥n de mis enemigos.

Oh! Glorioso San Jorge, en nombre de Dios, en nombre de la Virgen de Nazaret y en nombre del Divino Esp√≠ritu Santo, exti√©ndeme tu escudo y tus poderosas armas, defendi√©ndome con tu fuerza y ‚Äč‚Äčtu grandeza, del poder de mis enemigos carnales y espirituales, y todas sus malas influencias y que bajo los pies de tu fiel jinete, mis enemigos permanecen humildes y obedientes a ti, sin atreverse a tener una mirada que pueda da√Īarme.

Que as√≠ sea, con el poder de Dios, Jes√ļs y la falange del Divino Esp√≠ritu Santo.

Amén